Destacan en el Senado importancia de impulsar acciones para prevenir la diabetes

Redacción

En el tercer día de trabajos de los “Conversatorios para la Promoción de la Salud”, que se llevan a cabo en el Senado, médicos endocrinólogos destacaron la importancia de fortalecer la prevención de esta enfermedad, cuyo costo puede ir de 88 mil pesos para un paciente controlado hasta un millón 163 mil pesos para un paciente que presenta complicaciones. 

Los especialistas analizaron las consecuencias de no diagnosticar a tiempo este padecimiento y los avances tecnológicos para su tratamiento.  

Al inicio del encuentro, Cynthia Murrieta Moreno, directora general del Centro de Capacitación y Formación Permanente del Senado, señaló que la diabetes es un problema de salud muy grave, sobre todo en niños y niñas, por lo que se necesitan acciones urgentes en materia de prevención.  

Sergio Zúñiga Guajardo, de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Nuevo León, advirtió que la diabetes es la principal causa de enfermedad cardiovascular, insuficiencia renal, ceguera y amputación de los miembros inferiores, por lo que subrayó la importancia de diagnosticarla y tratarla de manera oportuna.  

Por ello, asentó, “la educación sobre el padecimiento y sus comorbilidades dirigida al paciente es tan importante como la educación al personal de salud, para que tenga conocimiento suficiente, se disminuya y controle la glucosa, así como las enfermedades relacionadas. 

“El control de la diabetes -sostuvo- mejora la calidad y expectativa de vida; además, genera menor gasto económico”. 

En tanto, el médico Juan Mauricio Vega Zertuche, del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, advirtió que, de acuerdo con la Asociación Mexicana de Diabetes, el costo anual puede ir de 88 mil pesos para un paciente controlado hasta un millón 163 mil pesos para un paciente que tiene complicaciones. 

Por su parte, Miguel Ángel Gómez Sámano, del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, señaló que México ocupa el décimo lugar de los países con más pacientes con diabetes tipo uno y ocupa el sexto sitio en el gasto total en salud para tratar esta enfermedad. 

Refirió que alrededor de 127 mil pacientes padecen diabetes tipo uno, por lo que son las más apropiadas para utilizar las nuevas tecnologías, porque requieren de un tratamiento intensivo con insulina, tienen que inyectarse de cuatro veces al día y checarse siete veces su glucosa.  

En este sentido, consideró que por ley deberían ofrecerles a estos pacientes el monitor de glucosa, las bombas de insulina e insumos necesarios para mejorar el control de la enfermedad. 

“Una de las nuevas tecnologías importantes es el Censor de Glucosa, bomba de infusión de insulina que la carga e inyecta al paciente según sus necesidades; es como un páncreas artificial tecnológico”, expresó. 

El día de mañana continúan los Conversatorios con el tema de Salud Cardiovascular, y para el viernes se abordará la Salud Mental. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *