Con Régimen de Confianza se busca construir un sistema tributario eficiente: Monreal

* Senado cuidará que Ley de Ingresos contribuya a recuperación económica y que se otorgue certidumbre a contribuyentes, afirma
Redacción

La Miscelánea Fiscal que propuso el Ejecutivo Federal para el siguiente año y que incluye el nuevo Régimen Simplificado de Confianza, busca construir un sistema tributario eficiente, “menos engorroso” y más equitativo, que inhiba la evasión y elusión fiscal, afirmó el senador Ricardo Monreal Ávila.  

Durante la inauguración de la Semana de la Contaduría, que organizó la Asociación Mexicana de Contadores Públicos, el coordinador parlamentario de Morena asentó que el Senado cuidará que la Ley de Ingresos de la Federación de 2022 contribuya a generar estabilidad macroeconómica, financiera y social, pero también a la recuperación de la actividad económica de nuestro país.  

La Cámara de Senadores, acotó, revisará que se otorgue certidumbre jurídica a los contribuyentes y que el pago de impuestos sea sencillo y asequible, pues una exigencia de muchos años en México.  

“Todavía nos falta profundizar, pero me parece que se inicia este proceso de confianza para desregular, para hacer más fácil el pago de impuestos, de manera sencilla y asequible”.  

Este sistema, agregó, también intenta que el monto a recaudar sea mayor que el costo de su recaudación y fiscalización, y que las contribuciones que se generen ayuden a generar estabilidad en las finanzas públicas. 

Ricardo Monreal explicó la propuesta para establecer un nuevo Régimen Simplificado de Confianza, que busca incrementar la base de contribuyentes, reducir el trabajo informal, motivar a los ciudadanos a cubrir sus impuestos de manera proporcional y equitativa, mediante herramientas sencillas. 

Dijo que, ante el riesgo latente de la informalización de las ocupaciones, es necesario reconstruir el aparato productivo, incentivar la creación de nuevas empresas y aumentar la productividad de aquellas que lograron sobrevivir a la crisis. 

En tal escenario, enfatizó, es importante el uso de esquemas fiscales simplificados, para aumentar y mejorar las capacidades de fiscalización y combatir la tasa de informalidad, lo cual se busca con la implementación del nuevo régimen de confianza en México.   

Se estima que los ingresos totales ascenderán a siete mil millones de pesos. De los cuales, se espera obtener tres mil 900 millones provenientes de impuestos, sobre todo del Impuesto sobre la Renta, del Impuesto al Valor Agregado y del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios. 

“Para ello, impulsaremos la aprobación de medidas de simplificación de las disposiciones fiscales, impulsando regímenes que permitan a los ciudadanos contribuir al gasto público de manera rápida, práctica y sencilla”.  

El régimen simplificado de confianza se propone tanto para personas físicas como para personas morales. Para las primeras, se busca simplificar el pago de contribuciones, sobre todo para aquellos contribuyentes con menor capacidad administrativa y de gestión.  

Lo atractivo del nuevo régimen para atraer a contribuyentes a la formalidad, dijo el senador, son las tasas impositivas mínimas que se propone aplicar de manera progresiva del uno por ciento al 1.10 por ciento; del 1.5 por ciento al 2 por ciento, de acuerdo con los ingresos que obtengan los contribuyentes. 

Con ello, la tributación máxima anual, para contribuyentes con ingresos de hasta tres millones 500 mil pesos, sería de 87 mil 500 pesos, sin necesidad de tener que presentar deducción alguna.  

Monreal Ávila agregó que el universo estimado de contribuyentes a los que se estima pueda beneficiar de manera directa con el Régimen de Confianza es de aproximándomele 10.5 millones de personas físicas. 

Ello, con el cuidado de que los contribuyentes, con el régimen que proponen, que puedan contar con los acreditamientos y deducciones pendientes de aplicar, así como con saldos a favor, “por ello cuidaremos las disposiciones transitorias en las que se establecerán los periodos de gracia para que se puedan aplicar tales beneficios”. 

Además, se valora la posibilidad de que los contribuyentes que participen en el nuevo régimen, tengan beneficios para que las facturas que emitan participen en los sorteos que determine el Servicio de Administración Tributaria, como los relativos al bien fin y que puedan participar en los remates que lleva a cabo el Servicio de Administración Tributaria; y no presentar declaraciones informativas. 

Dijo que otorgar un tratamiento especial a los pequeños contribuyentes bajando las tasas que deben pagar es posible considerando dos pilares fundamentales: la confianza ciudadana y el aprovechamiento de los medios tecnológicos. 

“Debemos confiar en la disposición de nuestros empresarios, pequeños y medianos contribuyentes, para éstos puedan contribuir para los gastos públicos, lo cual podemos simplificar, gracias a las herramientas que al día de hoy nos presenta la tecnología”.  

Con ello, asentó Monreal Ávila, podemos aliviar la carga tributaria, con tasas reducidas y aligerar la carga de trabajo de la administración tributaria y mejorar sus capacidades de fiscalización. 

Destacó que, prácticamente en todas las economías modernas, las micro, pequeñas y medianas empresas desempeñan un papel importante en la generación de empleos y en la dinámica de la economía, debido a su alta capacidad de innovación y flexibilidad.  

Para las personas morales residentes en México, cuyos ingresos totales no excedan de 35 millones de pesos en el ejercicio, lo que, de acuerdo con el Servicio de Administración Tributaria, equivale a 96 por ciento del total de este universo, se considera de igual manera, la posibilidad de tributar en un Régimen Simplificado de Confianza.  

Aquí, explicó el senador, se busca permitir que la acumulación de ingresos y deducción de las erogaciones ocurra hasta que éstos efectivamente se perciban y se paguen, es decir, conforme al flujo de efectivo.  

Así, se pretende que los contribuyentes en este nuevo régimen dejen de realizar las declaraciones provisionales mediante el uso del coeficiente de utilidad, además se plantea un nuevo esquema de deducción de inversiones a menor plazo.  

El legislador también asentó que se trata de generar las posibilidades para que las micro y pequeñas empresas incrementen sus niveles de inversión, impulsen su competitividad, así como de facilitar su inserción como proveedores de las cadenas productivas, propiciando así un círculo virtuoso de activación económica. 

Este régimen se centra en eliminar el coeficiente de utilidad en pagos provisionales, calcular pagos provisionales conforme a ingresos y deducciones efectivamente pagados y cobrados, así como un cambio en deducción de inversiones. 

En cuanto a los momentos de acumulación que se proponen para el régimen destinado a personas morales, será conforme a flujo, es decir, se consideran acumulables en el momento en que sean efectivamente percibidos. 

Los contribuyentes que no cumplan los requisitos para continuar tributando en términos del nuevo Régimen -aclaró el líder de Morena- deberán cumplir con las obligaciones previstas en el Régimen General de personas morales, a partir del ejercicio inmediato siguiente a aquél en que esto suceda. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *