Aparador

Por Zoyla Contreras
Fuera disfraces

Tepotzotlán es un pueblo mágico del estado de México donde de manera sorprendente la familia Zuppa ha recurrido a maniobras sorprendentes para adueñarse de los destinos y del poder del gobierno municipal.

La historia que han logrado construir para su beneficio, son sorprendentes. A lo largo de los años han conseguido construir un cacicazgo del que los pobladores están hartos y fastidiados.

Parte principal para justificar las tropelías y los abusos, es haber conservado el poder desde la presidencia municipal que ha sido su guarida para realizar turbios negocios.

Ángel Zuppa Núñez ha sido alcalde de este ayuntamiento durante 4 ocasiones y su primo Juan José Mendoza Zuppa una vez. Para continuar y mantener secuestrado el poder, el dinero del presupuesto municipal y los negocios, ahora pretenden imponer a María de los Ángeles Zuppa Villegas quien es hija del jefe del clan, Ángel.

La población refiere como un hecho indignante y fuera de la legalidad, la venta de un terreno de dos hectáreas que los ejidatarios de Axotlán donaron para que el municipio construyera un panteón en la colonia Ricardo Flores Magón.

Con su prodigiosa y perversa mentalidad la obra fue ignorada y de acuerdo a los testimonios de los habitantes Ángel Zuppa vendió el terreno a espaldas y sin el consentimiento del pueblo.

Por supuesto nunca hubo rendición de cuentas ni explicación alguna de dónde quedó el dinero, aunque es del dominio popular que sirvió para engordar la fortuna familia de la familia Zuppa.

En esa danza millonaria también se hizo llegar información a esta columnista, de que la firma Prologis aportó 70 millones de pesos para que sus bodegas tuvieran un cambio en el uso de duelo.

En verdad es asombrosa la capacidad de los recursos cautivadores que tienen estos genios del mal que están confabulados para hacer negocios que maravillan.

La deforestación que han autorizado para que se construyan naves industriales, es criminal y un verdadero atentado a la salud de los 120 mil pobladores que tiene Tepotzotlán. Acciones maléficas que no se justifican.

A eso hay que agregar el daño ecológico que genera el tiradero de basura que ocasiona serios daños a la salud de los habitantes del poblado, que contamina los mantos acuíferos por los desperdicios de otros municipios vecinos, pero que significan un gran negocio para la familia depredadora.

Sobran acciones condenables para ilustrar el maleficio que están viviendo los habitantes de este municipio. Aunque son conocidas y son del dominio popular, nadie se atreve a marcarles un alto por las influencias que presumen tener.

El tema de moda es el terror que se desata para obligar a los empleados municipales para que junto con sus familias vote el próximo 6 de junio por María de los Ángeles Zuppa Villegas,  bajo la amenaza que de no hacerlo perderán su trabajo.

Por si fuera poco en una acción reprobable, es sabida la reunión que los Zuppa tuvieron con Cristián Ytessen Cabral, el candidato de Morena a la alcaldía, a quien tienen sometido y arreglado para evitar que se convierta en obstáculo que impida la ambición de seguir en la presidencia municipal para realizar más negocios.      

En verdad es fascinante el talento que tienen estos mercenarios de la política y que ha predominado para mantener sometido un pueblo que se caracteriza por su hospitalidad y rechazo a la violencia, pero todo hace indicar que se acortan los tiempos para rechazar a quienes se sienten dueños de la voluntad popular.

Los habitantes de Tepotzotlán desean un mejor horizonte para sus familias y todo hace indicar que están dispuestos a cambiar el rumbo maléfico que la familia Zuppa les trazó y del que ya están cansados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *