ANDIVYL Y ANAM, proponen cobro a primera mano para simplificar la recaudación y combate a la evasión

Redacción

El Presidente Ejecutivo de la Asociación Nacional de Distribuidores de Vinos y Licores (ANDIVYL) y de la Asociación Nacional de Abarroteros Mayoristas (ANAM), Iñaki Landáburu Llaguno, advirtió que la actual ley impositiva para bebidas alcohólicas en México, tal y como está, es una ley obsoleta, porque es un impuesto en cascada, paga el fabricante teóricamente y paga el comerciante, entonces viene siendo “una cascada y es muy difícil de fiscalizar”.

Además hay un gran problema de subvaluación de productos en el sector de vinos y licores, es gravísimo la subfacturación, por contrabando; existen empresas que teóricamente producen mezcales, bacanoras o tequilas que no lo son porque no contienen la materia prima que la norma dice y que se anuncian con equis grados alcohólicos y ni siquiera eso es realidad entonces creemos que una nueva ley impositiva en base a los grados alcohol y a primera mano es una forma en que el gobierno puede controlar mejor e incluso incrementar sus ganancias.

Por ello, aseguró, con un piso parejo con una nueva tasa impositiva ayudaría al campo, al comercio y a todos los mexicanos, incluso al SAT.

En entrevista de medios, Iñaki Landáburu Llaguno dijo que con las nuevas propuestas que están haciendo el PAN y MORENA podríamos llegar a tener un piso parejo y una recaudación mucho mayor y mas controlada.

“Lo que nosotros estamos pidiendo es muy sencillo a través de estas dos propuestas es que se tase el impuesto a grado alcohol esto por cada litro de alcohol etílico se pagaría en una propuesta 140 y en otra 155 pesos ambas ayudarían mucho al campo mexicano, a los agricultores y a las pequeñas empresas productoras mexicanas”, enfatizó.

También ayudaría al comercio y a la recaudación fiscal que al ser a primera mano, los contribuyentes serían los fabricantes o importadores.

Argumentó el Presidente Ejecutivo de ANDIVYL y ANAM “hoy sufrimos muchos con importaciones clandestinas, importaciones que vienen sub facturadas por decir algo un Whisky Premium entra a México en alrededor en 20 dólares la botella y existen algunos importadores clandestinos que la están metiendo a dos, tres o cuatro dólares».

Obviamente al pagar impuesto sobre el precio, aquellos que son ilegales, tienen una gran ventaja, en cambio con esta nueva tasa impositiva el importador pagaría por grado alcohol y esto beneficiaría a toda la industria y a los productores de vinos, cerveza artesanal, mezcal, tequila, etc. que hoy están en clara desventaja.

Destacó que un estudio de Euromonitor que se acaba de terminar, revela que el 43% de bebidas con contenido alcohólico que se venden y se consumen en México, tienen algo ilegal, lo cual significa un gran deterioro al erario.

Nosotros, los comerciantes, le compramos a 930 productores o importadores, en el SAT están registrados alrededor de 300 o sea tendríamos que perseguir a 600 que no están pagando los impuestos debidos, en lugar de estar tratando de fiscalizar a miles y miles de restaurantes, licorerías, autoservicios, mayoristas o centros de consumo.

Aseguró que todos, productores y comerciantes, estamos de acuerdo en esta nueva ley de impuesto a bebidas alcohólicas y para ello ya nos hemos presentado ante Senadores y Diputados, incluso la semana pasada tuvimos una reunión con el SAT y se vió con buenos ojos.

Esto no sería un incremento al impuesto, sería poner un piso parejo que todos paguen y paguen lo mismo, afirmó Iñaki Landáburu Llaguno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *