Megalópolis

LOZOYA, UN DISTRACTOR
A VER, A VER…La compañera columnista Lourdes Mendoza, sin duda logró un hit periodístico, tras divulgar fotografías el sábado 9 de octubre, en exclusiva, las primeras imágenes dadas a conocer desde la captura del ex director de Pemex, Emilio Lozoya Austin, delincuente confeso, en el Hunan, un lujoso restaurante de comida china.
Si bien, no se le quita nada de mérito a la labor periodística de Lourdes, sin embargo resulta harto extraño que se haya exhibido ese individuo en un lugar público, donde cualquiera podría fotografiarlo y divulgarlo, como sucedió.
Los mal pensados intuyen que se trata de otro distractor de Andrés Manuel, para  bajar la presión social, ante el colapso de su gobierno.
Todo parece indicar que esta charada la preparó la Fiscalía General de la República, que lo mantiene presuntamente en arraigo domiciliario y es la única que puede quitarle el brazalete de seguridad que supuestamente lleva en una de sus extremidades.
Doris Beckmann Legorreta, una de las acompañantes  de Lozoya, le dio aviso de que alguien le estaba tomando fotografías. Sin embargo el ex director de la paraestatal, protegido por varios guardaespaldas, ni siquiera se inmutó. O sea…
Cabe recordar que en agosto del año pasado, Lourdes fue exhibida de haber aceptado un bolso de la marca Chanel, cuyo valor ascendía a cien mil pesos.
Ese presunto soborno, según Lozoya, habría sido comprado en el año 2013, con lo que la periodista vendió su pluma por el caso de la empresa Odebrecht.
Sin embargo el exdirector de Pemex, no checó que la tienda ubicada en Polanco había cerrado sus cortinas en 2011, es decir dos años antes.
Es decir, al hoy delincuente lo agarraron con los dedos en la puerta, o sea mintió vilmente por enésima ocasión.
Bajo esa circunstancia la periodista interpuso una denuncia por daño moral. La audiencia debió haberse llevado a cabo el pasado 10 de septiembre, pero el Juez que lleva la causa argumentó que el inculpado no podría presentarse debido a que se encontraba en arraigo domiciliario. ¡Imagínense!
En efecto, luego de que Lourdes Mendoza dio a conocer cuatro fotografías del delincuente favorito de la 4T, las reacciones no se hicieron esperar. Fue un Tsunami en redes sociales que golpeo con fuerza al rey de palacio.
Sin embargo como ya es su costumbre, el tabasqueño  justificó los hechos al decir: “Yo creo que es legal, pero es inmoral, el que se den estas cosas, es una imprudencia para decirlo menos, un acto de provocación, porque este señor fue director de Pemex y está como testigo protegido, se le llama de otra manera, pero eso es una gente que está recibiendo un trato especial, porque decidió dar a conocer toda la corrupción que se produjo en el sexenio anterior, incluso desde Calderón”. ¡Aja!
Y para que no hubiera dudas sobre  su apoyo a la FGR, dijo: Tengo confianza en el fiscal Alejandro Gertz Manero y espero que alcance el tiempo y se haga justicia…” ¡Aja!
A la luz de los hechos, queda claro que la 4T, sin escrúpulos utiliza la vieja receta de “el fin justifica los medios”.
Hasta la fecha, Lozoya no ha presentado ningún elemento que acredite que entregó a legisladores de oposición, los 10 millones de dólares que él sí recibió de la empresa brasileña.
Entonces, pues, al igual que involucró falsamente en un hecho de corrupción a la periodista Lourdes Mendoza, Lozoya ha mentido en todo y con todos.
Al macuspano al parecer le sirve este circo grosero, en tanto avanza en sus planes de consolidarse como Dictador. Vaya, vaya, vaya (unomasmega@gmail.com)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *