La Constitución de la Ciudad de México es un hito histórico del constitucionalismo latinoamericano: Rosa Icela Rodríguez, secretaria de Gobierno

* En representación de la jefa de Gobierno, la funcionaria acudió a la Sesión Solemne realizada en el Congreso local con motivo de la promulgación de la Constitución de la Ciudad de México
Redacción

Ante el pleno del Congreso local, diputados constituyentes –quienes construyeron la Constitución de la Ciudad de México- y representantes de los poderes en la capital, la secretaria de Gobierno, Rosa Icela Rodríguez aseguró que la Carta Magna representó una oportunidad para reflejar el carácter vanguardista que desde hace décadas animó la actividad pública local. La actual norma contiene las agendas sociales más destacadas a nivel nacional de los últimos 50 años.

En representación de la titular de la Jefatura de Gobierno, la secretaria Rodríguez Velázquez acudió a la Sesión Solemne realizada en el Poder Legislativo local con motivo del tercer aniversario de la promulgación de la Constitución de la Ciudad de México.

Desde tribuna, resaltó “hoy podemos afirmar que la Constitución de la Ciudad de México es un hito histórico del constitucionalismo latinoamericano, su estructura no se parece a ninguna de las constituciones estatales, es la más adelantada del país y es la más adelantada de América Latina. Los derechos humanos son la columna vertebral de toda la Constitución Política”, señaló.

Resaltó que la organización de los poderes públicos de la ciudad tiene la finalidad de garantizar, promover, proteger y respetar los derechos humanos y el bienestar de las personas. Entre las innovaciones constitucionales destaca la consagración del derecho a la ciudad, que mandata a recuperar el espacio público, los derechos relativos al bienestar, a la alimentación, a la salud, al trabajo digno, el derecho al agua y a la movilidad.

También sobresale la consagración del derecho a la buena administración que mandata a implementar medidas de eficiencia, probidad y combate a la corrupción. Se garantizan los derechos sexuales y reproductivos, la igualdad de salario entre mujeres y hombres, un sistema de cuidados, así como la igualdad sustantiva y la paridad de género.

Después, el presidente del Tribunal Superior de Justicia, Rafael Guerra, aseguró que el espíritu del Constituyente es más incluyente, más semejante, con una vocación  del alma, una vocación de sensibilidad sin límites que se renueva diariamente en el sentido social que lo escucha.

“El espíritu constituyente trasciende las generaciones y mira  a través de los lustros, las décadas y los siglos; con su visión enriquece la vida humana con principios fundamentales como la supremacía de su dignidad, la armonía con la naturaleza y consigo mismo. El espíritu constituyentes es semejante a una vocación de sensibilidad sin límites que se renueva en el tejido social, que siente su pulso y eleva su voz”, dijo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *