El movimiento estudiantil del 68 sembró la semilla del respeto a las manifestaciones y a la libre expresión, coinciden legisladoras y legisladores

* El Congreso capitalino conmemoró el aniversario 53 del movimiento estudiantil en México
* En sesión solemne el Pleno del Congreso de la Ciudad de México conmemoró el 53 aniversario del movimiento estudiantil del 68
Redacción

En la ceremonia en la que se guardó un minuto de silencio por las víctimas del 2 de octubre en la Plaza de las Tres Culturas, las y los diputados representantes de asociaciones y grupos parlamentarios, coincidieron en señalar que este movimiento estudiantil sembró la semilla que ahora sirve de respeto a las manifestaciones y la libre expresión de las ideas en México.

La diputada Andrea Evelyne Vicenteño Barrientos integrante del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional, expresó su sentimiento como mujer universitaria y diputada para conmemorar a las y los caídos en la Plaza de Tlatelolco; “mujeres y hombres que sin duda alguna lucharon contra un gobierno autoritario», subrayó.

Agregó que sigue en la memoria colectiva aquella impunidad que enlutó a las familias mexicanas, la cual no se debe olvidar, al tiempo de reconocer a los jóvenes que actualmente luchan pacíficamente para tener un mejor lugar para vivir.

El diputado José de Jesús Martín del Campo Castañeda integrante del grupo parlamentario de MORENA, brindó su testimonio sobre su participación en el movimiento estudiantil del 2 de octubre de 1968.

Precisó que fue estudiante del 68, preso político, y unas de las personas torturadas.

Recordó que en el Congreso local se encuentra inscrito, con letras de oro, el recuerdo de los mártires del movimiento del 68.

“Aunque la edad y los años pesan sobre nosotros, no somos los mismos, seguimos teniendo el mismo espíritu del 68, quienes sobrevivimos a ello, y aquí estamos presentes y actuaremos por el ahondamiento de la democracia y contra todo tipo de autoritarismo”, refirió el legislador.

La diputada Polimnia Romana Sierra Bárcena (PRD), expresó que fiel a sus convicciones democráticas, su grupo parlamentario repudiará siempre la represión de las ideas disidentes. “No permitiremos persecuciones, castigos, ni censura, y defenderemos cualquier movimiento o expresión que defienda las libertades alcanzadas por los habitantes de la Ciudad de México”, acotó.

A nombre del PT, la diputada Circe Camacho Bastida, dejó en claro que el movimiento del 68 fue un proceso de empoderamiento popular, porque permitió tomar espacios que antes estaban prohibidos, como la vía pública; tribunas que antes estaban restringidas para ciertos sectores; permitió posicionar en el debate nacional cotidiano temas que de otra forma no se hubieran tocado como la democracia y el autoritarismo de un régimen o el papel de las mujeres en la sociedad.

En su oportunidad, la diputada Tania Larios Pérez (PRI), hizo un llamado a luchar contra cualquier tentación de autoritarismo de Estado, a luchar siempre por la libertad y la democracia. “Que el 2 de octubre sirva para no olvidar, pero que también sirva para no repetir”, apuntó.

En representación de la asociación parlamentaria Ciudadana, la diputada Daniela Gicela Álvarez Camacho, afirmó que los acontecimientos ocurridos hace 53 años cambiaron el rumbo del país y dejaron importantes enseñanzas a la sociedad y autoridades mexicanas, relacionadas con el respeto de las libertades humanas, los derechos a la libre expresión y a la manifestación. “Nunca más un gobierno represor, nunca más un gobierno autoritario que censure a toda costa las voces que claman justicia e igualdad de derechos”, acotó.

La diputada Xóchitl Bravo Espinosa, de la asociación parlamentaria Mujeres Demócratas, consideró a este movimiento estudiantil como la semilla que originó los posteriores y actuales movimientos sociales, y cambió para siempre al país.

“México después del dos de octubre jamás ha vuelto a ser el mismo. y aunque el dolor inmenso de cientos de familias que nunca volvieron a ver a sus familiares, y jamás recuperaron sus cuerpos, no se podría compensar con nada, fueron ellas, las y los dirigentes estudiantiles, las y los profesores, quienes murieron, los que con su vida y lucha cambiaron la vida pública y política de este país”, afirmó.

En su posicionamiento, el diputado Javier Ramos Franco, de la asociación parlamentaria Alianza Verde Juntos por la Ciudad, consideró esta fecha como una de las más significativas para la sociedad mexicana y un parteaguas para la historia del país, y llamó a mejorar las oportunidades de desarrollo, educación y empleo de los jóvenes. “Nadie puede negar que hemos avanzado mucho en el reconocimiento de sus derechos (de los jóvenes), bastante diría yo, pero hoy a 53 años de distancia, siguen teniendo las mismas dificultades que tenían entonces para ejercerlos», puntualizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *