Unión familiar y apoyo gubernamental fundamentales para evitar violencia intrafamiliar en tiempos de Covid-19

Redacción

Ante la situación que viven en estos momentos las familias mexicanas  por la pandemia del Covid-19, la convivencia familiar hace que, el miedo, la ansiedad, la tensión económica y el confinamiento en las casas por la cuarentena, lleguen a ser detonantes y se den casos de violencia intrafamiliar, principalmente contra las mujeres.

Las medidas restrictivas adoptadas en todo el mundo para luchar contra del COVID-19, intensifican el riesgo de violencia doméstica, por lo que el Gobierno Federal y local deben implementar un plan de contingencia para prevenir, controlar y minimizar estos riesgos desde un enfoque defensor de los derechos humanos de las mujeres y los niños y proponer medidas urgentes para las víctimas de esa violencia.

La Comisionada del Partido del Trabajo en la Ciudad de México, Magdalena Núñez Monreal, indicó que es necesario que las autoridades fortalezcan las estrategias y medidas de acción del Gobierno que ayuden a las mujeres y niños víctimas de violencia familiar a denunciar, pues en muchas ocasiones el mayor peligro para ellas es el hogar y las personas con las que habitan.

“Se requiere hacer esfuerzos para el combate contra el Covid-19 y garantizar la salud pública de los que habitamos en este país, pero también, las autoridades se deben dar cuenta que, en México, existe otra pandemia llamada violencia contra la mujer.

“No podemos dejar de lado a las mujeres, ya que en estos momentos el país está reflejando la violencia familiar contra mujeres y niños mediante el hacinamiento forzoso para combatir el coronavirus”, comentó.

Por ello, señaló que el Gobierno debe garantizar un Plan de Contingencia para mujeres que sufren violencia familiar o de género, ya que este confinamiento ha permitido visibilizar aún más este tipo de violencia, “la cual puede llegar a ser más peligrosa que el mismo Covid-19”.

“Esta situación obliga a las mujeres  a regresar  al lugar más peligroso para ellas, pues han encontrado en su domicilio el peor de los escenarios en cuestiones de seguridad y derechos humanos”, expresó.

Núñez Monreal apuntó que las autoridades deben encontrar soluciones nuevas y creativas para apoyarlas, pues en muchos casos no es posible para las victimas hacer una llamada o denunciar por medio de páginas de internet. Asimismo, que no pongan la protección de las víctimas en espera, en caso de comunicarse a los teléfonos de ayuda y les instó a continuar combatiendo la violencia doméstica en los tiempos del COVID-19.

La petista, exhortó a las autoridades a generar una guía de recomendaciones para que todas las mujeres y niños puedan evaluar una situación que ponga en riesgo su salud y seguridad dentro de sus casas y sepan a qué lugar dirigirse para solicitar apoyo o puedan comunicarse, así como la certeza de que las oficinas o centros especializados para las mujeres víctimas de algún tipo de violencia, cuenten con la capacidad necesaria para abordar los casos que se presenten durante y después de esta contingencia sanitaria.

“El gobierno debe garantizar el buen funcionamiento especializado de las instituciones de procuración de justicia ante la contingencia, como son los Ministerios Públicos, las Fiscalías, que puedan girar las órdenes de protección de forma inmediata durante este periodo y la ayuda necesaria a las víctimas” comentó.

La Comisionada recordó que, en las primeras dos semanas de la jornada #QuédateEnCasa para prevenir el contagio de Covid-19, el Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México registró un aumento de 24.5 por ciento en los reportes de violencia familiar.

Cabe mencionar que, de 24 atenciones que dieron entre el 14 y el 25 de marzo, 66 por ciento corresponden a violencia física; 22 por ciento, psico-emocional; 5 por ciento, sexual; 3.5, económica, y 3.5, patrimonial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *