Guarda la Cámara de Diputados un minuto de silencio en memoria de Adolfo Mexiac, artista del grabado mexicano

Redacción

El Pleno de la Cámara de Diputados -puesto de pie- guardó un minuto de silencio en memoria del maestro michoacano, Adolfo Mexiac, artista del grabado mexicano, quien falleció el pasado 13 de octubre, a la edad de 92 años.

La vicepresidenta de la Mesa Directiva, diputada Dolores Padierna Luna (Morena), externó su consternación por la muerte de uno de los más destacados representantes de la plástica y el muralismo mexicano; nacido en Cuto de la Esperanza, Michoacán, en 1927.

Adolfo Mexiac, dijo, fue alumno de pintores y muralistas como José Chávez Morado, Leopoldo Méndez y Pablo O’Higgins. Inició sus estudios en la Escuela de Bellas Artes de su estado; después en las escuelas Nacional de Artes Plásticas, en la de Pintura y Escultura “La Esmeralda”, y en la Nacional de Artes Gráficas.

Integrante del Taller de la Gráfica Popular y del Salón de la Plástica Mexicana, así como de la Academia de Artes, trabajó en el Instituto Nacional Indigenista, al lado de Rosario Castellanos, realizando material didáctico para las comunidades indígenas del país.

Su obra gráfica ha sido valorada en el ámbito nacional e internacional por su fuerza expresiva y su técnica. En cuanto a la temática de su trabajo, prevalece el indigenismo, la mujer, el campo y los temas sociales.

Dentro de su obra destaca por su relevancia, el mural en madera “Las Constituciones de México”, elaborado en 1981 en el Palacio legislativo de San Lázaro, el cual “podemos apreciar en el vestíbulo principal de este recinto”.

Sobre este trabajo, el maestro Mexiac expresó: “Hacer esta obra fue una experiencia extraordinaria, todo era tonificante, porque estábamos conscientes de que ayudábamos a construir uno de los edificios más importantes para las discusiones de los proyectos constitucionales de México. Por la obra en sí, y por su significado”.

Padierna Luna resaltó que dicho mural fue consumido por el incendio que la Cámara de Diputados sufrió en 1989, por lo que el propio autor hizo una segunda versión en 1991, a la cual añadió acontecimientos como la etapa cardenista, los movimientos obreros de los cincuenta y sesenta del siglo XX, el Movimiento de 1968, y el temblor de 1985, entre otros.

Además, elaboró cinco murales para la Universidad de Colima, dos en Argentina, uno más en Michoacán, así como una serie de grabados y pinturas para el Museo Nacional de Antropología, para explicar la organización social, cultural y religiosa de los grupos indígenas.

“La Cámara de Diputados se adhiere a las muestras de luto por este lamentable deceso y expresa a la familia del maestro Mexiac, amigos y colaboradores, sus más sentidas y profundas condolencias. Descanse en paz”, añadió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *